No sea rehén de un colega de oficina charlatán

¿Es su lugar de empleo un territorio fértil para los “sacadores de vuelta” – los compañeros de trabajo habladores que le interrumpen con historias largas o un monólogo infinito justo afuera de su espacio de trabajo? La última encuesta de LHH acerca de 600 trabajadores de Estados Unidos, encontró que los compañeros de trabajo charlatanes ocupan el primer lugar entre las interrupciones o distracciones en el lugar de trabajo (48%) y luego los mails que vienen en un lejano segundo lugar (14%).


Claro que las charlas espontáneas de oficina pueden dan lugar enormes beneficios en términos de colaboración, generando nuevas ideas, creando confianza y aumentando la productividad. Pero, como un estudio reciente de la Universidad George Mason concluyó: “La interrupción puede causar una disminución notable en la calidad del trabajo, por lo que es importante tomar medidas para reducir el número de interrupciones externas que nos encontramos todos los días”.

Cuando mucho “blablá” interfiere con su productividad -y le roba su tiempo- puede que le resulte necesario quedarse hasta tarde, saltarse el almuerzo, o llevar trabajo a casa con el fin de ponerse al dìa. Pregúntese usted mismo: ¿Está siendo retenido como rehén, dandoo el poder y dejando que otros capten su tiempo? Si es asì, tal vez sea hora de acelerar, tomar el control y abordar el problema directamente. Con mucha cortesía -y diplomáticamente- transmita un mensaje sencilllo. “Verdaderamente tengo que volver al trabajo”. A continuación, vuelva a su trabajo. No hay necesidad de disculparse u ofrecer explicaciones adicionales. Cuando el mensaje es honesto y directo, hay menos tendencia para la discordia. Y siempre se puede ofrecer retomar la conversación cuando es más conveniente para los dos.

Usted se sentirá a gusto cuando haya manejado la situación delicadamente, y se le han establecido límites que tendrán un impacto positivo en su productividad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *