Hacia la reinvención laboral…

El cambio constante nos empuja a transformarnos y adaptarnos en pos del disfrute y la “búsqueda de la felicidad”. Son cada vez más las personas iniciando un camino a la reinvención.

La reconversión laboral es un proceso de redefinición de la identidad: desde el emprendedor que busca una vida más tranquila, el gerente que aspira a ser autónomo, el profesional que busca ayudar a otros y estudia Coaching, la jefa que tuvo una beba y quiere trabajar desde la casa… Todos casos de personas que buscan encontrar en el trabajo mayor integración con su proyecto de vida en un momento determinado.
Todos reinventándose. Nosotros los llamamos “exploradores”, ya que el proceso requiere una actitud muy proactiva y de búsqueda.
A continuación, te damos algunos consejos clave para tu proceso de reinvención.

En primer lugar, la reinvención no surge de un proceso de introspección, sino de acción. No sirve pensar y tratar de encontrar tu verdadero Yo (lamento decirte, tu verdadero yo, por más que mires debajo de tu ropa y te hagas un fondo de ojo, no existe…): nuestro yo se va construyendo día a día a partir de lo que hacemos. Somos lo que hacemos y nos vamos reinventando día a día y nuestro Yo se va modificando, redefiniendo, evolucionando… Por lo tanto, la primera recomendación es “explora nuevas situaciones”.

En segundo lugar, un Explorador tiene que generarse una nueva red de contactos, que esté conectada con el contexto nuevo en el que quiere operar. ¿Quiénes son los que hacen lo mismo que quiero hacer? ¿Cómo son? ¿Qué les pasa? Advierto que tu red de contactos actual trata de anclarte a la identidad que conoce… y tu cambio le da pavor. Por lo tanto, el segundo tip es: “arma una nueva red de contactos”.

En tercer lugar, desde el punto de partida (tu identidad anterior) al punto de llegada (la nueva identidad), existe una zona intermedia que es incómoda. Es el momento en que nos convertimos en un “ex” y cuando la gente te pregunta “¿A qué te dedicás?”, la respuesta es un “mmm, yo era…, ahora querría… mmm”. Hay que sobrellevar ese tiempo de tránsito, sostener las emociones negativas, hacer frente a los temores y la ansiedad, en fin… pasarlo. La nueva red de contactos es muy útil como soporte: busca el consejo de los ya reinventados.

Eres responsable de tu reinvención. Nadie puede hacerlo por ti. Tienes la posibilidad de diseñar nuevos mundos, nuevas identidades, nuevas realidades. Comparto una frases de Henry Ford: “Si crees que puedes o que no puedes, en ambos casos estás en lo cierto.” Por eso, te invito, reinventemos nuestras nuevas identidades, mucho más cerca del disfrute, del bienestar, del estar bien.
Tenemos la posibilidad cuando creemos en ella.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *