GutCheck: ¿Podrías liderar ante la adversidad?

En estos últimos días, mantuve tres conversaciones con líderes distintos, de diversas compañías y sectores. Pese a sus diferencias, todos mencionaron exactamente el mismo problema: la degradación del liderazgo en sus empresas.En la primera charla, uno de mis clientes, contó lo que ocurrió cuando trabajaba como líder en el área de RR.HH. de una empresa que había sido vendida. La casa matriz había decidido centralizar el negocio y vender las sedes subsidiarias. Desde que la noticia del cambio se dio a conocer, notó que los demás líderes de la empresa empezaron a comportarse de manera diferente. Quienes habían sido modelos y verdaderos conductores de grupos, empezaron a ocuparse de sus propios intereses. La política interna se tensó y los conflictos se intensificaron al punto de enfrentar a antiguos amigos y colegas.

En la segunda conversación, otro cliente relató cómo se le vino el mundo encima cuando la relación con la junta directiva se tornó adversa y contradictoria. Estas dinámicas negativas causaron tremenda presión sobre el CEO y el grupo jerárquico. Toda esta situación causó estrés y luchas internas dentro del equipo ejecutivo, rompiendo con su comportamiento habitual.

La tercera y última conversación que mantuve, fue con un líder que luchaba intensamente por mejorar el rendimiento de su empresa. Lamentablemente, por mucho que el equipo ejecutivo se esforzara, ningún intento daba resultado. La performance seguía disminuyendo. Al igual que en los casos anteriores, parece que el conflicto se había instalado. Todos culpaban a los demás por su situación y se comportaban de manera despreciable (al menos, a ante la mirada de mi cliente).

Aunque en todos estos casos se trataba de distinto tipo de líderes, todos ellos lidiaban con la misma problemática: reprobaban lo que yo llamo “la verdadera prueba de liderazgo”. Ante la adversidad, que es cuando mejor debe comportarse un líder y lucir sus cualidades, estos individuos sucumbieron dando lugar a todo tipo de conflictos, luchas por interés y malas conductas. En lugar de que demostraran su mejor cara ante el desafío, mostraron lo más ruin de su figura de liderazgo.

Todo esto me llevó a pensar ¿Debemos aceptarlo como “normal”? Claro que los líderes son seres humanos, y si su mundo se pone de revés, es comprensible que caigan presa de sus instintos básicos y malas conductas pero ¿Debemos permitirlo? Quisiera creer que no…

Mi interpretación: Es fácil liderar cuando las cosas andan bien. Todo marcha sobre rieles, sin importar lo que hagas, te irá bien. Es como un jugador de fútbol con buena racha: cada pelota que patea, entra en el arco y recibe la ovación de la platea. Pero, el verdadero valor del liderazgo sale a la luz en los tiempos más difíciles y ante las mayores adversidades. Es en ese preciso momento que nace tentación de endilgar culpas y jugar sucio; y cuando más se necesita que los líderes den un paso al frente para demostrar su temple, equilibrio y madurez.
¿Por qué la problemática del liderazgo es tan importante? Porque, sencillamente, vivimos en una época de constante cambio. Fusiones y adquisiciones, amenazas de la competencia, avances tecnológicos, altas expectativas de los clientes; factores que pueden variar de un momento a otro y desestabilizar nuestra vida. Por eso es muy importante que los líderes entiendan que los momentos más difíciles son la prueba que deben pasar para demostrar su verdadero valor y conducción.

Entonces, permíteme preguntarte, ¿Qué está pasando en tu vida y tu entorno? ¿Tu empresa está pasando por un conflicto significativo? Y, de ser así, ¿Cómo lo sobrellevas; qué tipo de reacciones has tenido? ¿Has caído en el barro junto con colegas mezquinos, o has optado por elevarte y convertirte en un modelo para los demás?

En el GutCheck de esta semana preguntamos: ¿Podrías liderar ante la adversidad?

Fuente: Vince Molinaro – Global Managing Director, Líder de Estrategias para Lee Hecht Harrison.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *