Estos son los errores más comunes en una entrevista de trabajo

Dejando de lado las competencias profesionales, esta instancia es un factor clave al momento de decidir la contratación de una persona. Por eso, es fundamental presentarse con tiempo, bien vestido, y listo para dialogar. A continuación, algunos consejos.

Los especialistas concuerdan en que una entrevista de trabajo requiere preparación, porque hasta el más pequeño detalle puede implicar una gran diferencia.

Así lo indica el director de la escuela de relaciones públicas de la Universidad del Pacífico, Francisco Sólanich, entre los errores protocolares más comunes se encuentran el no llegar a horario a la entrevista (o muy tarde, o muy temprano), no vestir ropa formal, usar demasiado perfume, tutear al reclutador y recurrir a un lenguaje inadecuado. Sólanich comenta también que si bien esto tiene que ver más con un asunto de forma que de fondo, puede ser un efecto crucial para quien toma la decisión de avanzar o no con la contratación.

“Hay diferentes claves que ayudarán a enfocar la entrevista en los elementos de fondo y permitirán que se desarrolle en manera adecuada”, indica.

Tips prácticos.

  • Puntualidad: Es sabido que llegar tarde no es un acierto, pero también lo es llegar demasiado temprano. Si la cita es a las 10.00 hrs, no te presentes a las 9 hs. Lo que se recomienda es presentarse con 5 minutos de anticipación ya que, demasiado tiempo puede demostrar cierto grado de ansiedad.
  • Vestimenta: La mejor opción es asistir a la entrevista con ropa formal, a no ser que se trate de un puesto creativo, o bien de una empresa joven.
  • Perfume:¡Atención! Debes prestar muhco cuidado a la cantidad de perfume que te vayas a poner. Sólanich remarca que este es un error bastante común entre los candidatos.
  • Lenguaje: Hable en tono formal. Trate de usted a la persona que lo convocó para el encuentro.

También cabe destacar las 8 frases que se deben evitar en esta instancia:

  • “¿A qué se dedica la empresa?”: No puedes asistir sin saber de qué trabaja la empresa a la que quieres formar parte. Si estás realmente interesado en el empleo, debes hacer una investigación realmente profunda.
  • “Me parece que este es un trabajo muy difícil”: Puede que sea verdad, actualmente lo que más se valora de un colaborador es que sea productivo y, a su vez, que cuide el equilibrio entre lo personal y lo profesional.
  • “En realidad no tengo debilidades”: ¡Claro que las tienes! Y reconocerlas es fundamental, como identificar los puntos fuertes. Poder hablar de ello da a entender tu nivel de auto-conciencia, que es clave para destacarte entre otros candidatos.
  • “¡Sé trabajar en equipo!”: Saber trabajar en equipo puede resultar interesante, solo en determinados puestos de trabajo. Si el puesto no requiere esta habilidad -detalle que debes analizar antes del encuentro-, no es un punto que te ayude a posicionarte como individuo indicado para el rol.
  • “Soy demasiado perfeccionista”: No, nadie lo es. Y los reclutadores se cansan de oír esa frase. Recurre mas bien a la auto-crítica y reconoce los puntos que te gustaría mejorar de ti mismo.
  • “He tenido al peor de los jefes”: Nadie confia en alguien que habla mal de las personas con las que ha trabajado, ya que es fácil asumir que tendrás la misma actitud con tus próximo jefes.
  • “¿Cómo continua el proceso?”: Hay muchos factores que no dependen del entrevistador, por lo que es difícil saber cuáles serán los siguientes pasos. Mejor no apresurarse, y demostrar un poco de paciencia.
  • “Estoy esperando otras propuestas”: El entrevistador quiere creer que este es el puesto al que realmente quieres aspirar. Participar de otras búsquedas, podría dar a entender que no están lo suficientemente interesado en el trabajo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *