Cualidades de un buen líder

¿Quieres desarrollar tu perfil de liderazgo? ¿Quieres saber si tienes la actitud necesaria? Aquí dejaremos algunos tips que podrán ayudarte y también una serie de consejos a tener en cuenta para evitar convertirnos en un mal líder:

Comencemos por el principio: ¿Qué es un líder?

Es un referente que dirige un grupo, movimiento o institución, que se ha ganado el respeto de otras personas que lo siguen y apoyan en su accionar y/o en sus decisiones

Actitudes de buen líder:

  1. Valor Inquebrantable: Un buen líder tiene conocimiento y audacia. Sabe lo suficiente no solo de sí mismo sino también del área o rol que desempeña. Nadie quiere ser liderado por alguien a quien le falta valor o confianza en sí mismo.
  2. Autocontrol: Un hombre que no puede dominarse a si mismo jamás podrá dominar a otros. El líder es el ejemplo para los demás; se identificarán con su perfil y tratarán de imitarlo. Quienes carecen de autocontrol y no son capaces de poner en práctica lo que dicen, no resultan buenos líderes, porque es más que sabido que uno aprende mucho más del ejemplo que de las palabras.
  3. Profundo sentido de nobleza o justicia: Ningún líder pude influir en sus seguidores o hacerse respetar sin un claro sentido de nobleza. A modo de ejemplo: si uno tiene un jefe que no solo no reconoce su mérito, sino que se lo apropia, genera desconfianza e incomodidad entre sus empleados, y en el ambiente laboral en general.
  4. Decisión: Un líder que duda de sí mismo y sus decisiones no sirve para dirigir. La inseguridad no puede ir nunca de la mano del liderazgo.
  5. Planificación: debe tener un plan e idear los pasos para cumplirlo. La intuición es buena, pero NO puede ser la única consejera.
  6. Voluntad y esfuerzo: un buen líder hace lo que exige a los demás y es líder porque trabajó, quizás, mucho más que los demás para serlo y responderá por su gente con esfuerzo.
  7. Personalidad Agradable: el carisma, la simpatía, son cualidades que atraen y quizás, hasta oculten la carencia de otros aspectos; por lo que son rasgos altamente deseables.
  8. Simpatía y comprensión: un buen líder entiende a sus seguidores y su problemática y trata de empatizar con ellos; comprende que se trata de un grupo humano y no meramente “un recurso”.
  9. Atención al detalle: debe ser detallista. Un buen líder debe estar concentrado en todos los aspectos, desde lo general hasta el mínimo detalle, porque a veces algo ínfimo puede llevar a un problema mayor.
  10. Asumir la responsabilidad: Un gran líder asume tanto las derrotas, errores y falencias de su grupo como las propias.
  11. Colaboración: un líder exitoso comprende y aplica el principio del esfuerzo de cooperación y es capaz de inducir a sus seguidores a que hagan lo mismo. La función del líder es hacer funcionar al todo y, a su vez, transmitir ese mensaje a los demás para que exista una sinergia de trabajo entre todos.

10 Conductas que NO son de un buen líder


  1. Desorganización – desconcentración: Como mencionamos previamente, una de las cualidades de buen líder es la atención al detalle. Si un líder suele estar demasiado ocupado para atender reclamos, armar planes o responder ante su gente está demostrando la “trilogía negativa”: falta de eficiencia, desorganización y desconcentración.
  2. Falta de humildad: Un buen líder simplemente debe ser capaz de ejecutar cualquier tipo de trabajo que exigiría a otro en cualquier escalafón o nivel. Nunca debe olvidar que, no sólo es un ejemplo para otros, sino que es una fuente de conocimiento.
  3. Espera recompensa: un buen líder no se lo considera tal por lo que sabe; sino más bien por lo que hace con lo que sabe.
  4. Temor a la competencia: quienes temen que sus seguidores puedan usurparles el cargo, puede dar por seguro que eso ocurrirá. Un buen líder sabe aumentar la eficiencia de los demás para inducirlos a rendir más; sin que ello se convierta en un peligro.
  5. Poca Imaginación: ¿Cómo generar planes de acción, guiar un grupo o brindar respuestas ante una emergencia si no se tiene la imaginación suficiente?
  6. Egoísmo: Aquél que quiere adueñarse de todos los honores de su grupo, quienes quieran todo el crédito por logros ajenos, sólo cosecharán rencores y enemistades. Poco tiempo ejercerán el liderazgo.
  7. Mal temperamento: Remite al ítem de autocontrol. A nadie agrada un líder que pierde los estribos, que es ansioso, sofocante o dubitativo. Para ser un buen líder hay que dominar el carácter.
  8. Deslealtad: La confianza es el valor más preciado que puede tenerse. Si se pierde mediante manejos oscuros, deslealtades e infidencias, es muy probable que quebrante al grupo en su totalidad. No olvidemos que la gente sigue a un líder porque se siente identificada con esa figura; apenas aparece un rasgo negativo tan notorio como la deslealtad, el líder deja de serlo.
  9. Autoritarismo: Si se abusa de su posición y en lugar de estimular a su grupo a ser más eficaz, lo atemoriza con represalias, deja de ser un líder para ser un dictador.
  10. Arrogancia: Quienes sólo se amparan en sus títulos para justificar su accionar y ganarse el respeto de sus seguidores, logran lo opuesto. Un buen líder no necesita subrayar constantemente su posición.

Hasta aquí los consejos para ser un buen líder ¿Crees que tienes las cualidades? Recuerda que el liderazgo también se puede educar y desarrollar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *